Archivo de la etiqueta: cine

Fotos que se mueven un poco, de la Lytro a la invención del cine

Lo llamamos fotografía porque se parece a la fotografía y porque sería complicado inventar una nueva palabra o adaptar alguna existente. Con un poco de sorna las podemos llamar fotografías que se mueven un poquito o, ya sin sorna, fotografías interactivas. Y ahí está la flamante Lytro Illum, una modernización del viejo modelo que parecía un cubo de juguete y que ha evolucionado hasta algo que ya parece una cámara seria.

Imagen publicitaria cámara Lytro
Imagen publicitaria cámara Lytro

El resultado de esas fotos que se mueven un poco lo tienes ahí arriba, una imagen con la que puedes jugar, fundamentalmente reencuadrar ligeramente o, sobre todo, decidir una vez tomada la foto donde queremos el enfoque. Para ello disponen de un sensor especial, capaz de captar “todos los rayos de la escena”, lo que sea que signifique eso. La óptica es una zoom con una distancia focal equivalente de 30-250mm, con un diafragma fijo de f2 y una relación macro de 1:3, lo que posibilita profundidades de campo estrechas, que es la gracia del invento. El precio, 1.499 dólares, lo que la deja fuera del alcance de los que quisieran la cámara par gamberrear un poco. No dudamos, sin embargo, que pudiera tener cierto sentido para fotografía publicitaria en medios electrónicos. O para hacer montajes de vídeo.

Otras fotografías que se mueven

No es el primer invento de fotografías que se mueve ni será el último. Sony, para algunos modelos de sus cámaras Nex, dispone de los play memories y en concreto la aplicación llamada Cinematic Photo, que permite experimentar con el movimiento uniendo parcialmente varias instantáneas.

¿Quién no recuerda los infaustros gif animados que fueron la locura en los primeros tiempos de la era Internet? Gif animado página en construcción Hoy en día nos reímos de ellos y casi nadie los utiliza, pero en esa técnica están basados los cinemagraphs, de los que Sony parece haber copiado a su vez la idea de sus Cinematic Photo.

Gif animado Jamie Beck & Kevin Burg  http://cinemagraphs.com/
Gif animado Jamie Beck & Kevin Burg http://cinemagraphs.com/

Efectivamente, esos nuevos gifs animados adaptados por la fotógrafa de Nueva York Jamie Beck y el diseñador web Kevin Burg allá por el 2010 , están siendo utilizados en fotografía de moda y publicitaria, siempre hablando de formatos digitales, nunca posibles en papel. Así que no nos riamos tanto de aquellos primeros gifs animados que fueron el inicio de algo que quizás está todavía por desarrollar, aunque no lo podamos llamar fotografía.
De todas formas, que una imagen se mueva un poquito no es nada moderno. El primer gif animado data de 1987, pero es que mucho antes está el Fenaquistiscopio. Fue inventado por Joseph-Antoine Ferdinand Plateau para demostrar su teoría de la persistencia retiniana en 1829. Con uno disco giratorio y una serie de dibujos se conseguía una animación que nos recuerda mucho a lo que ahora nos parecen novedades.

Fenaquistiscopio de Joseph-Antoine Ferdinand Plateau
Fenaquistiscopio de Joseph-Antoine Ferdinand Plateau

En cualquier caso,  la primera imagen que se mueve un poquito se la podemos atribuir a los hermanos Lumière. Esa sí ha tenido desarrollo.  Fue en 1895 cuando se pusieron delante de una fábrica para captar imágenes, las unieron en una misma película, las proyectaron con cierta velocidad e inventaron el cine. Que ustedes lo disfruten.

Por @Socrateson

Enlaces

Web Lytro

Información en inglés sobre Lytro

Play Memories de Sony

Información Cinemagraphs

Web Cinemagraphs

Los primeros gifs animados

La primera película de la historia

 

Añadido 21 mayo 2014. 

Un vídeo en el que los fotófragos invitados a utilizar la Lytro cuentan sus experiencia (en inglés)

Cámaras de fotografía que graban vídeo como si fuera cine


Reverie from Vincent Laforet on Vimeo.

Estas imágenes fueron el aviso de que una se avecinaba una pequeña revolución. Ya no hacía falta un equipo de cine o vídeo caro y difícil de manejar para hacer una película más o menos profesional. Fueron grabadas con una Canon 5D Mark II y supusieron la primera muestra divulgada de forma masiva de lo que las cámaras de fotografía modernas eran capaces de hacer.

Para la propia compañía debieron suponer una sorpresa. La cámara en cuestión no dispone tan siquiera de un botón directo para grabar en vídeo y hay que trastear en el menú para hacerlo. El software de la cámara tampoco contemplaba en principio la grabación de imágenes a 24 frames por segundo, lo que marca una de las diferencias, y tuvo que ser actualizada a posteriori. Lo que sí permitía era el Full HD, es decir una resolución de 1920×1080 en formato 16:9, a diferencia de modelos de cámaras fotográficas anteriores que en vídeo se quedaban en 1280×720.

Desde entonces la 5D Mark II y otros modelos de la propia Canon y otras marcas como Nikon o Panasonic han sido utilizadas en la grabación de cortos, proyectos personales y secuencias de acción en películas comerciales como Capitán América o Iron Man II.

Las ventajas parecen obvias. Aunque más o menos caras, las reflex digitales nunca van a llegar a los precios de un equipo de cine o vídeo profesional, tienen un gran parque de ópticas intercambiables, las luminosas con grandes aperturas de diafragmas pueden conseguir aislar a los personajes del fondo fácilmente, aportan la posibilidad de aumentar el ISO con buen tratamiento del ruido, pueden incorporar diversos estilos de imagen a la grabación, tienen un reducido tamaño, son fáciles de utilizar y consiguen una gran calidad de imagen.

Claves técnicas

Como decíamos, una de las claves para que una cámara de fotos se asemeje en las imágenes de vídeo que captura al cine de toda la vida es que pueda hacerlo a 24 fps en su máxima resolución de 1920×1080. No todas lo consiguen. Si graban a 25 fps el aspecto será más el de la televisión, al menos en España donde es la velocidad que se utiliza para el sistema PAL. En EEUU o Japón ese aspecto televisivo se consigue con una tasa de 30 fps.

Si además pueden grabar a 50 ó 60fps eso nos facilitará, reproduciendo nuevamente a 24 fps, conseguir una resultona cámara lenta. Lo normal es que las cámaras alcancen esa cifra en una resolución menor al Ful HD. Por eso muchos aficionados y profesionales prefieren grabar todo un trabajo en el que las imágenes a cámara lenta sean imprescindibles en esa resolución menor, en lugar de tener que reescalar luego las tomas de cámara lenta para insertarlas en un conjunto Ful HD.

Otra diferencia de las cámaras DSRL actuales es que están dotadas de un sensor CMOS, bastante diferente del típico CCD de las cámaras de vídeo. Esto supone que la unión entre cuadros se realiza de forma progresiva en lugar de entrelazada, lo que ayuda a conseguir un aspecto de imágenes de cine. Algunas veces veremos en las características técnicas que una cámara es capaz de grabar a 30, 25 ó 24p, es decir frames por segundo progresivos.

Inconvenientes

Pero los sensores CMOS también tienen sus desventajas. Mientras los CCD captan la imagen de cada frame de una forma casi instanténea, los CMOS lo hacen con un barrido que tiene consecuencias. Cuando hacemos un paneo rápido, si congelamos la imagen observaremos que los objetos grabados aparecen inclinados. También puede acentuar este sensor la trepidación cuando grabamos desde una plataforma que bote como un coche o una embarcación.

Rolling Shutter compared: D90 vs 5D mark II vs GH1 vs 7D from Mike Kobal on Vimeo.

Hay otros efectos no deseados como en la grabación de las aspas de un motor de aviación, por ejemplo. Para estas cuestiones se buscan soluciones más o menos caseras aunque ya están apareciendo cámaras y nuevos sensores de Sony que afirman remediar estas taras.

Consejos para grabaciones

Es recomendable realizar las grabaciones de forma manual, ya desde el momento de establecer un balance de blancos para que quede fijo y no varíe según vamos moviendo la cámara. El enfoque también puede ser más preciso en manual si tenemos planificada la escena. También hacer zoom en manual resulta más silencioso, aunque hay objetivos automáticos especialmente diseñados para grabar vídeo como el 14-140mm de Panasonic, utilizado en otra serie de cámaras afamadas en este terreno, las GH1, GH2 o GH3. Y no es necesario irse siempre al último modelo,  la GH1 convenientemente modificado el firmware da buenos resultados. La llaman la GH13 con cierto sentido del humor.

Pero sigamos con los consejos en general. Para logar la exposición adecuada no contamos con la obturación, que debe ser el doble de los frames por segundo que estemos utilizando, de tal forma que si lo hacemos a 24fps la velocidad debe situarse en 1/50. Nos queda la apertura del diafragma, el valor ISO o incluso la colocación de filtros de densidad neutra.

Está en inglés, pero en el siguiente vídeo de Fenchel & Janisch se hace un interesante repaso a estos conceptos.

Por su puesto nos quedarían muchas cosas que abordar, entre ellas los numerosos artilugios que han aparecido para ayudar en las grabaciones, las dificultades del audio, la duración máxima de las secuencias, el problema de compatibilidad de los archivos grabados y los programas de edición, la salida de que dispone cada cámara y si permite descargar vídeos sin comprimir, el pirateo de los firmware para mejorar la calidad de imagen o el futuro de las cámaras, algunas ya con calidad 4K. Para todo ello recomiendo el siguiente curso de www.tucamon.es impartido por Daniel Monllor. Es larguito, pero también la principal fuente de todo lo aquí ya contado y buena parte de lo que queda por decir.

Taller de grabación de vídeo con cámaras réflex digitales (DSLR), con Dani Monllor from tucamon on Vimeo.

Por @Socrateson