Konica Hexanon 135mm, un objetivo que te saca los colores

¿Hablar ahora de un objetivo que ya no se fabrica de una cámara que ya no existe? Pues claro. Ya explicamos que los objetivos manuales que utilizábamos en las cámaras de película están de moda, digámoslo así aunque sea una expresión un tanto exagerada.

Los hay de marcas famosas como Canon o Nikon que todavía siguen en el mercado (sobre todo las marcas y algo menos sus viejos objetivos), pero hay tesoros ocultos de antiguas compañías que fracasaron en sus sistemas, aunque muchas veces eso no tuviera nada que ver con su calidad sino con otras circunstancias del mercado. Prueba de que efectivamente se trataba de buenos productos es que hoy en día siguen rulando, sobre todo desde la aparición de las cámaras sin espejo.

Konica Hexanon 135mm f3,5

Nos detendremos en el Konica Hexanon AR 135mm f3.5. Konica, compañía japonesa, era una de las grandes del mundo de la fotografía. Tuvo su sistema de reflex de película entre 1960 y 1987. Luego vino la unión con Minolta y la compra por parte de Sony, a la que interesaba su tecnología fotográfica.

Utilizan una bayoneta AR que puede ser acoplada a los modernas cámaras mediante un sencillo adaptador. Se puede buscar en ebay con la denominación “AR to micro 4/3” o “AR to Nex”, etc, dependiendo del tipo de cámara en el que se quiera montar.

Para muchos fotógrafos, la calidad de estos objetivos no tiene nada que envidiar a los Pentax, Nikon o Canon de la época. Y eran (son) más baratos. Quizás su construcción es más irregular, mo hay que olvidar que era la serie económica de la marca. Pero el 135mm me parece bastante robusto.

El Konica Hexanon AR 135mm f3.5 (con la misma focal hay varios modelos) es nítido, contrastado y con buen color, quizás su mejor característica. No tiene aberraciones cromáticas ni geométricas importantes, como es de esperar en un 135mm. Sus distancia mínima de enfoque es de metro y medio. Está construido con 4 grupos de lentes.

Konica Hexaon135mm con Panasonic GF1

Lo bueno es que todas esas cualidades se logran precisamente gracias a su construcción. En aquella época no se corregían los objetivos por software. ¿Qué quiere esto decir? Que rendirá igual de bien en cualquiera de las cámaras que se use.

Variación ángulo de visión

Lo malo o bueno dependiendo para qué lo queramos, es que si se utiliza en una cámara Nex, su ángulo de visión varía y equivaldrá a un 135mm multiplicado por 1,5. Si se utiliza en una micro 4/3 hay que multiplicar por 2. Para entendernos, es como si tuviéramos en cuanto a ángulo de visión un 200mm o un 270mm respectivamente. Buena distancia focal para fotografía de detalles o de animales que sean tímidos. Pero también en el límite para retratos no invasivos con garantía de un buen desenfoque de fondo.

Konica Hexanon 135mm montado en una Panasonic GF1

Incluso sirve como en esta fotografía para guarecerse bajo una marquesina de la lluvia y dedicarse a fotografiar lo que pasa alrededor. Nótese que pese a ser un día gris y lluvioso, los colores presentes son muy vivos. A disfrutarlo.

Por @Socrateson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *